Acompañamiento psicoterapéutico

El acompañamiento es un tipo de estrategia clínica indicada para pacientes cuya
patología disminuye el autovalimiento y la socialización.
La tarea sólo es posible en equipo interdisciplinario y con la dirección del profesional
tratante.

La población a la que está dirigido va de niños a tercera edad, en cuanto a la
patología todas las psiquiátricas y discapacidad en gral.

El acompañante es un profesional que trabaja en la vida cotidiana del paciente.
Cualquiera sea la actividad que desplieguen, ésta va a tener un sentido terapéutico
cuyos objetivos se establecen por quién dirige el tratamiento y en equipo.

El dispositivo se construye de acuerdo a las necesidades del paciente y de la familia
dado el alto grado de dependencia que existe.

En cuanto al tiempo puede pensarse de acuerdo a un corte transversal o longitudinario.
En lo que hace a lo primero, podrán trabajarse desde unas pocas horas diarias y semanales, hasta el máximo del tiempo diario, dado por la internación
domiciliaria.

En cuanto a lo segundo, puede durar de pocos meses a varios años, evolucionando los objetivos en el proceso del tratamiento.

Asistencia Clínica

Dispositivo


Pacientes con familiares que residen en sus hogares.
Pacientes con familiares residen en forma permanente en instituciones.
Pacientes sin familia.
Acompañamiento a la integración escolar.
Situaciones familiares conflictivas

Cualquiera sea el dispositivo en el que se trabaje, los objetivos se refieren a:

Las actividades de la vida cotidiana
La inserción comunitaria
La inserción laboral
La vinculación social y afectiva

Supervisión

Espacio para alcanzar los objetivos planteados por el profesional que dirige el tratamiento.


Coordinación interdisciplinaria

Intercambio con los profesionales de las áreas de Salud, Educación, Forense, como
también la integración de la Familia en la tarea del equipo, sosteniendo los lineamientos que indica el profesional que dirige el tratamiento.

Asesoramiento

Derechos y situación legal de pacientes y familiares de acuerdo a la patología  
Derivación a distintos dispositivos institucionales de acuerdo a las necesidades del paciente, sus recursos psíquicos y su situación actual.

 

DESCRIPCIÓN EXTENSA DEL RECURSO DE ACOMPAÑAMIENTO.  

Sería un extensión del anterior para revisar a través de alguna llamada donde se
especifique

ABORDAJE CLINICO EN ACOMPAÑAMIETO PSICOTERAPEUTICO

OBJETIVOS DE LA FUNDACION

La Fundación tiene como pilares de su funcionamiento tres ejes:

1. La inserción social y comunitaria de las personas con discapacidad a través del trabajo en Equipo transdisciplinario y la orientación, asesoramiento legal y
búsqueda de recursos terapéuticos para el paciente y su familia.

2. La formación ética, clínica y teórica de los profesionales que asisten a las personas con discapacidad, sus familiares y/o representantes legales.

3. La inserción laboral de los profesionales que se forman en ella y la creación de fuentes de trabajo para su desarrollo profesional.

La estrategia clínica tiene como recurso el Acompañamiento y los profesionales que la desarrollan son los Acompañantes Psicoterapéuticos (AP) que se forman en ella.
 
EL ACOMPAÑAMIENTO TERAPEUTICO ? GENERALIDADES

El acompañamiento es un tipo de estrategia clínica ligada a la patología severa, si
ello se entiende por pacientes que de una u otra manera tienen disminuidas sus
posibilidades de autovalimiento. De ahí que la tarea apunte precisamente a desarrollar las posibilidades de socialización y desplegar las mejores condiciones para
que el paciente pueda realizar por sí mismo y de modo cada vez más independi
ente, la mayor cantidad de actividades.

La tarea se realiza siempre en equipo: en un sentido, siguiendo los lineamientos
planteados a través de los objetivos que propone el profesional responsable del
tratamiento (psicólogo, psiquiatra, neurólogo, etc.) y en otro, trabajando en el espacio de supervisión, coordinado por un experto en la tarea, el vínculo entre el paciente y el acompañante, como también las tácticas y estrategias para llevar adelante la tarea.

La población a la que está dirigido es, en cuanto a edad, de niños a tercera edad, y en cuanto a patología, todas las psiquiátricas, las discapacidades en general, y otras como pacientes terminales o con padecimientos clínico-orgánicos inhabilitantes, situaciones en las que se trabaja sobre el aspecto psíquico y emocional de la afección.
En este marco, el acompañante es un profesional que trabaja en la vida cotidiana del paciente, realizando con él, actividades para las que potencialmente está capacitado per que sólo no puede hacer. Y, en este sentido, cualquiera sea la actividad que desplieguen, ésta va a tener un sentido terapéutico. El acompañante podrá
asistir al cine con el paciente y en esa tarea va a significar el sentido social y cultural de ir al cine, observando tanto la comprensión del argumento por parte del paciente como su comportamiento, en el que habrá de respetar las normas que enmarcan la actividad, sea ésta sacar entradas o guardar silencio durante la proyección.

El dispositivo se construye de acuerdo a las necesidades del paciente y también de la familia dado el alto grado de dependencia que existe. Por lo tanto, aunque la mayor parte de las actividades se realizan en el mundo externo, el acompañante podrá trabajar desde el lugar de internación, el domicilio, el centro de día o escuela de educación especial, en función de la estrategia planteada para cada tratamiento en particular, como asimismo, para cada momento particular del tratamiento.
En cuanto al tiempo puede pensarse de acuerdo a un corte transversal o longitudinal. En lo que hace a lo primero, podrán trabajarse desde unas pocas horas diarias y semanales, hasta el máximo de tiempo diario, dado por la internación domiciliaria. Esta es la alternativa a la internación en clínica psiquiátrica en los momentos de crisis (como descompensación psicótica, por ejemplo), en la cual la contención en el domicilio toma el relevo de la contención en la institución y para ello, el acompañante es quien sostiene al paciente (y también a la familia en muchos casos), siendo la carga horaria diaria de entre 10 y 24 horas de acompañamiento, distribuidas en el equipo de acompañantes, cuyo número habrá de variar entre 5 o más, quienes realizarán turnos de no más de 5 o 6 horas cada uno.

En lo que hace a lo segundo o sea la duración a lo largo del tiempo que puede tener un acompañamiento, ésta variará de acuerdo a los objetivos que se planteen. Si el dispositivo se arma para resolver una situación puntual será breve, entendiéndose como algo puntual por ejemplo, alguna gestión administrativa a realizar con el paciente o algún aprendizaje, como un traslado a determinados lugares en colectivo, u otro acotado. Si el dispositivo se arma como integrado al tratamiento del paciente, el acompañamiento podrá perdurar a lo largo de muchos años (téngase en cuenta la cronicidad de la patología que se aborda), variando en los objetivos a través del tiempo.

En cuanto al tiempo puede pensarse de acuerdo a un corte transversal o longitudinal. En lo que hace a lo primero, podrán trabajarse desde unas pocas horas diarias y semanales, hasta el máximo de tiempo diario, dado por la internación domiciliaria. Esta es la alternativa a la internación en clínica psiquiátrica en los momentos de crisis (como descompensación psicótica, por ejemplo), en la cual la contención en el domicilio toma el relevo de la contención en la institución y para ello, el acompañante es quien sostiene al paciente (y también a la familia en muchos casos), siendo la carga horaria diaria de entre 10 y 24 horas de acompañamiento, distribuidas en el equipo de acompañantes, cuyo número habrá de variar entre 5 o más, quienes realizarán turnos de no más de 5 o 6 horas cada uno.

 

Nuestra ética

En lo que hace a lo segundo o sea la duración a lo largo del tiempo que puede tener un acompañamiento, ésta variará de acuerdo a los objetivos que se planteen. Si el dispositivo se arma para resolver una situación puntual será breve, entendiéndose como algo puntual por ejemplo, alguna gestión administrativa a realizar con el paciente o algún aprendizaje, como un traslado a determinados lugares en colectivo, u otro acotado. Si el dispositivo se arma como integrado al tratamiento del paciente, el acompañamiento podrá perdurar a lo largo de muchos años (téngase en cuenta la cronicidad de la patología que se aborda), variando en los objetivos a través del tiempo.

En cuanto al tiempo puede pensarse de acuerdo a un corte transversal o longitudinal. En lo que hace a lo primero, podrán trabajarse desde unas pocas horas diarias y semanales, hasta el máximo de tiempo diario, dado por la internación domiciliaria. Esta es la alternativa a la internación en clínica psiquiátrica en los momentos de crisis (como descompensación psicótica, por ejemplo), en la cual la contención en el domicilio toma el relevo de la contención en la institución y para ello, el acompañante es quien sostiene al paciente (y también a la familia en muchos casos), siendo la carga horaria diaria de entre 10 y 24 horas de acompañamiento, distribuidas en el equipo de acompañantes, cuyo número habrá de variar entre 5 o más, quienes realizarán turnos de no más de 5 o 6 horas cada uno.

        
En lo que hace a lo segundo o sea la duración a lo largo del tiempo que puede tener un acompañamiento, ésta variará de acuerdo a los objetivos que se planteen. Si el dispositivo se arma para resolver una situación puntual será breve, entendiéndose como algo puntual por ejemplo, alguna gestión administrativa a realizar con el paciente o algún aprendizaje, como un traslado a determinados lugares en colectivo, u otro acotado. Si el dispositivo se arma como integrado al tratamiento del paciente, el acompañamiento podrá perdurar a lo largo de muchos años (téngase en cuenta la cronicidad de la patología que se aborda), variando en los objetivos a través del tiempo.

El acompañante es un profesional formado en la tarea clínica a través de una capacitación específica, supervisado sistemáticamente por un profesional experto, que trabaja en concordancia con el equipo tratante siguiendo los objetivos planteados por el profesional que dirige el tratamiento.
         
EL TRABAJO CLINICO

Consideramos que cada persona es una individualidad única y para ello trabajamos construyendo en cada situación, el dispositivo más ajustado a las necesidades, potencialidades y recursos.

Pacientes con familiares que residen en sus hogares

  • Se trabaja con el equipo tratante planteando objetivos y planes terapéuticos en concordancia con las necesidades y actividades familiares.
  • Se asesora a la familia: desde el punto de vista cínico, para integrar el acompañamiento en la vida cotidiana, como para aliviar de algún modo las exigencias y el estrés que genera a familia la situación de una persona con discapacidad; desde el punto de vista legal, informando acerca de derechos y obligaciones que competen a la situación de discapacidad.

Pacientes con familiares que residen en forma permanente en  Instituciones

  • Se trabaja en lo cotidiano en el ámbito que reside el paciente y se habilitan un puente familiar que, a través de la presencia del AP en los encuentros familiares en los casos en que el vínculo estuviera interrumpido
  • En el tratamiento con el paciente se apunta a mejorar la calidad del vínculo con sus familiares, propiciando que las demandas (que a veces perturban severamente la relación) sean canalizadas de un modo más adecuado y propicio, apostando a la mayor autonomía del paciente.

Pacientes sin familia

  • Desde el espacio de acompañamiento se organiza el relevo del familiar, atendiendo a los requerimientos cotidianos, clínicos y/o administrativos que habitualmente son realizados por el familiar.
  • En estos casos, en los que intervienen Juzgados, Defensorías, Curadurías y otras instancias legales, se integran estos espacios a la tarea transdisciplinaria con el equipo de salud y/o educación que asista al paciente.
  • En los casos en que la familia exista pero está desvinculada del paciente se promueven los recursos como para retomar la vinculación. En la mayoría de los casos se logra porque la mediación del AP y el tratamiento clínico, modifican el campo relacional que había producido el alejamiento: el AP funciona como un interlocutor válido para ambas partes, interpretando y traduciendo mensajes que entro los familiares a solas se tornan incomprensibles o irritantes.

Integración Escolar

El dispositivo de acompañamiento a la Integración Escolar está pensado para explorar los recursos del alumno, sus capacidades para realizar la orientación más adecuada para su inclusión escolar, trabajando en equipo interdisciplinario para encontrar el mejor modelo de inserción pedagógica.

El abordaje contempla:

  • Area cognitiva: el trabajo se realiza en equipo con la maestra integradora y la del grado, adecuando las exigencias curriculares a las potencialidades y posibilidades del paciente.
  • Area emocional: trabajando con el grupo de pares a fin de crear puentes en los obstáculos que pueda ocasionar las diferencias entre ellos como también sobre las situaciones que generen angustia o ansiedad motivadas por el cuadro clínico singular.
  • Area motriz: adecuando los requerimientos espaciales, curriculares y de desplazamientos a las posibilidades concretas del paciente.
  • Area social: adecuando el intercambio vincular, traduciendo e interpretando comportamientos que faciliten el acercamiento y la socialización con el grupo escolar.
  • Equipo transdisciplinario: todas las actividades que se despliegan en el ámbito escolar están sostenidas por la supervisión permanente y el trabajo en equipo con los responsables del ámbito escolar y con todos los profesionales intervinientes: psicólogo, psicomotricista, neurólogo y todos los que se ocupen de la salud integral del paciente.

Situaciones familiares conflictivas

En los casos en que existen situaciones conflictivas que impiden que los familiares se encuentren espontáneamente y sea necesaria la  vinculación, se realizan visitas asistidas en las que el AP interviene a fin de mejorar la comunicación y propiciar una relación más armónica. Estas situaciones pueden ser:

  • Visitas asistidas entre padres e hijos en situación de exclusión del hogar por violencia familiar.
  • Encuentros entre familiares de diverso parentesco que requieran la mediación por disfuncionalidad de la comunicación: padres psicóticos con hijos menores, padres ancianos con hijos con distintas discapacidades psíquicas, visitas de hijos con discapacidades a sus padres internados y todas aquellas situaciones que se presenten, en forma permanente u ocasional que requieran de asistencia profesional.

Cualquiera sea el dispositivo en el que se trabaje, se establecen objetivos relacionados con:

  • Las áreas de la vida cotidiana: rutinas de aseo, actividades domésticas, manejo del dinero, administración de los gastos y todos aquellas que apunten  al autovalimiento del paciente.
  • La inserción comunitaria, estimulando y desarrollando actividades deportivas, culturales, recreativas acordes a las características y potencialidades individuales.
  • La inserción laboral, en los casos en que la potencialidades del paciente lo permitan, se apunta a la búsqueda de espacios laborales, desde Talleres protegidos o terapéuticos hasta la inserción en puestos de trabajo.
  • La vinculación social y afectiva, que apunta a generare espacios sociales y amistosos que permitan sostener y apuntalar afectivamente al paciente, creando nuevas alternativas en sus relaciones personales.

Asesoramiento legal y Orientación de recursos clínicos a familiares

Dentro del marco del dispositivo clínico de acompañamiento se incluyen:

  • El asesoramiento legal es un recurso importante para que el paciente y su familia conozca los alcances de los derechos que legalmente posee discapacitado. Este conocimiento permite contar con diferentes alternativas clínicas, sociales y de otro orden que mejoren la calidad de vida del paciente y su familia. La actividad está a cargo de profesionales idóneos en el área Legal pertenecientes a la Fundación.
  • A partir de la solicitud de acompañamiento se abre la posibilidad de asesorar y orientar a los familiares acerca de los diversos recursos clínic-os, institucionales, sociales, y otros que posibiliten ampliar el espectro de tratamientos posibles. Esta organización de los recursos disponibles viabiliza su utilización más adecuada y racional posibilitando mejoras significativas en el uso de las alternativas clínicas disponibles ajustando las mismas a la medida de las necesidades del paciente y la familia

 

Quines somos
Que hacemos
Acompañamiento Psicoterapéutico
Textos y Bibliografía